UNO MÁS… O UNO MENOS Y VAN…?

UNO MÁS… O UNO MENOS Y VAN…?
No hace falta hacer demasiada futurología para darse cuenta que cada día se tornará más complicado en el tema de la defensa de los Derechos Humanos…
En muchas oportunidades, a lo largo de este ciclo, nos hemos referido a la problemática que encierra y trasciende los reclamos por una vida digna, por el reconocimiento concreto de nuestros derechos…
También en oportunidades hemos sostenido que para que ello ocurra, la defensa de los derechos, hay que salir a las trincheras de la vida para dar batalla en esta desigual guerra que, de un lado tiene todo el andamiaje de un sistema opresor, genocida y miserable…, y del otro estamos nosotros, los que pretendemos tan sólo una existencia “amable”…
Cuando tenemos que hacer referencia a hechos concretos, como los asesinatos de campesinos, originarios, militantes sociales, etc. rebuscamos en cada una de nuestras palabras, aquellas que nos permitan no sólo hacer sentir nuestra rabia y hartazgo, sino además aquellas que viabilicen acciones concretas para evitar más sangre derramada por la avaricia de unos pocos…
Los grandes medios de desinformación vuelven a echar mano a la miserabilidad amarillista para, por un lado responder a sus intereses corporativistas y pegarle a algún sector gubernativo y por el otro desenfocar el tema central que, podría ser, la irresolución de los conflictos sociales, derivados de una aún desigual distribución de la riqueza, y una desatención de las necesidades más urgentes…
Que se entienda bien, no es responsabilidad única de un gobierno determinado, es responsabilidad de toda la sociedad lograr una mejor vida para todos y cada uno de nosotros… No podemos seguir siendo espectadores del mediocre circo que nos ofrecen los tendenciosos medios de desinformación, que responden a mezquinos intereses corporativistas de dominación, control y sumisión…
Decíamos en nuestro editorial “EL NUEVO BRAZO ARMADO DEL IMPERIO…”:  “…Llama la atención cómo se han incrementado las filas policiales, tanto provinciales como nacionales, en países como Chile, Argentina, Brasil, etc. Como así también la participación de esos cuerpos armados en la represiones que se aplican en las protestas sociales.
En Argentina ello ocurre, y sin disimulo, en las provincias desde hace algún tiempo, debido a la “rápida salida laboral” que significa incorporarse a la policía. Lo mismo estimo ha ocurrido y seguirá ocurriendo en países hermanos…
Sumemos a todo esto la vigencia y pretendida modificación de las leyes antiterroristas impuestas por los sectores del poder global en nuestros países, que brindan tanto a jueces como policías, la posibilidad de  justificar y ejercer acciones que impidan y condenen las protestas sociales…”
Y sigamos sumando a lo expuesto, la irracionalidad xenofóbica de supuestos representantes de parte de la sociedad. Seguramente habrá los que nada quieren saber con esto de la integración…y cargan su odio por medio del genocidio perpetrado contra los que menos tienen…
A ambos lados, en el sur de La Cordillera se niegan sistemáticamente los derechos originarios; en los conglomerados que rodean las capitales se asesina con uniforme y sin él, en nombre de la mezquindad; en los montes y campos también se asesina, se reprime y se abusa amparados en el silencio y connivencia oficial…y parece una maquiavélica burla la conmemoración de cada 10 de diciembre, al menos en lo que respecto a los tan pocos respetados Derechos Humanos…
Decía José Saramago en su artículo “Imaginemos”: “…Imaginemos que, en los años treinta, cuando los nazis iniciaron su caza a los judíos, el pueblo alemán hubiera bajado a la calle, en grandiosas manifestaciones que quedarían en la Historia, exigiéndole a su gobierno el final de la persecución y la promulgación de leyes que protegiesen a todas y cada una de las minorías, ya fueran de judíos, de comunistas, de gitanos o de homosexuales…”
De la misma forma podríamos imaginar a miles de mujeres y hombres manifestándose en repudio de los sistemáticos asesinatos perpetrados contra toda expresión en defensa de la vida; apoyando decididamente a todo militante, originario o campesino, a los desterrados en su propia tierra, a los subsumidos en la miseria y la conveniente ignorancia…
Podríamos imaginar, como nos regalara el ya mítico John Lennon: “…Imagina que no hay posesiones / quisiera saber si puedes / sin necesidad de gula o hambre / una hermandad de hombres / imagínate a toda la gente / compartiendo el mundo…”
Ahora bien, imaginemos todo lo que queramos, pero en algún momento seamos más concretos en nuestro accionar y salgamos a manifestarnos por y para la vida…
Que así sea…
NORBERTO GANCI –DIRECTOR- El Club de la Pluma
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s