QUIEREN SANGRE…

 

QUIEREN SANGRE…

 

Sí, aunque algunos lo nieguen, siempre ha sido y ahora es así, quieren sangre. Los corruptos, los mafiosos, los vendepatria, los entreguistas, los traidores, todos ellos y varios más quieren sangre derramada en nuestras tierras.

Quieren sangre, como la que están derramando en Venezuela y pretenden provocar para lograr la reacción del pueblo, o gran parte de él.

¿Por qué esa sed de sangre? Porque están preparando el terreno para una intervención foránea. Ya lo habilitaron en los papeles, en sus actitudes genuflexas.

 

Antes criticaban que nos estábamos pareciendo a Venezuela, bueno, ahora sí quieren que seamos como Venezuela, para poner a sus esbirros en las calles y provocar enfrentamientos atacando a la clase trabajadora, a los docentes, a los estudiantes, a los militantes, a todo lo que huela a pueblo, del real, del tangible, del que suda cada sueño, cada plegaria, cada meta por alcanzar.

 

Y como el anhelo derechista por recobrar el control de nuestros destinos se les está complicando bastante, no ven otra opción más que la de sembrar nuestras calles y plazas, nuestros campos con la sangre, siempre, de inocentes, de los nuestros.

Nunca son de ellos los muertos, siempre son nuestros los mártires. Es algo que se puede aseverar con sólo recorrer un poco, nada más, la historia de Nuestra Patria.

 

Buscan con sus bravuconadas, la reacción, la respuesta violenta para justificar y alentar mucho más que represión. Ya persiguen en las universidades, en las escuelas, en las fábricas (las que quedan…), en los movimientos sociales, secuestrando como en tiempos de dictadura.

Buscan el hartazgo, buscan el quiebre, la ruptura. Imponen de hecho, no por ley un estado de sitio tan injustificable como inconstitucional, destruyen lo que huela a estado de derecho para imponen la presente y deplorable dictocracia.

 

¿Qué buscan?, respuestas como ésta, que publica Gustavo Adolfo Hernández: “…los usurpadores de la democracia desde sus medios de prensa, están criminalizando el derecho a la protesta, para justificar la represión. Estamos gobernados por cámaras empresarias sin freno para realizar cualquier acto en contra del pueblo y a favor de los grupos fácticos de siempre. No tienen valores, son personas totalmente corruptas y sin escrúpulos, a los cuáles no les importan las nefastas consecuencias políticas y sociales en contra de las mayorías. El grupo clarín junto a sus “adoctrinados” y fanáticos seguidores, están avasallando los derechos constitucionales del pueblo. Clarín desde sus páginas, emisoras de tv y radio sigue dividiendo a los argentinos. Extorsiona fiscales y jueces coartando al poder judicial. ¡Compra voluntades en el congreso e instaló ministros, secretarios y hasta al mismo presidente de la nación!!

¡Lo único que puede parar a estos violentos, es que salgamos masivamente a las calles, protestando y haciendo valer nuestros derechos dignos, de un estado democrático!!…”

 

Sospechan que es el camino seguro para lograr sembrar de sangre nuestras calles. Seguramente, de persistir en sus intenciones, habrán de lograr poner el dolor en primer plano.

 

Nos habíamos acostumbrado a un derroche casi interminable de optimismo y esperanza; ocupamos las calles para festejar el momento que nos tocaba vivir, creyendo que nunca más habría de retornar a nuestra vida social el desprecio, la avaricia, el oportunismo y la traición. No especulábamos con que podría volver la irracionalidad después de los dolores padecidos en décadas pasadas. Exceso de confianza que le dicen.

 

Quieren sangre, lo sospechamos, muchos desde hace bastante tiempo, y otros tantos también suponíamos y suponemos que sin sangre difícilmente podamos salir del terrorífico embrollo en el que nos han metido. Los miserables de esta dictocracia tienen el provecho del formidable y sangriento aparato monopólico de desinformación, el mismo aparato que siempre estuvo en contra de los pueblos, el mismo que acompañó y sostuvo la falsa historia oficial y a su sagrada familia.

En un editorial de Revista Sudestada, titulado “De felpudos, operadores y mercenarios” afirman que: “…La novedad ahora es el despliegue de un estilo agresivo e inquisidor, que pretende ridiculizar y estigmatizar al otro, al diferente. Quieren sangre, quieren palos, quieren exclusión. Sus enemigos son los trabajadores que protestan, los pobres que quieren hacerse oír, los estudiantes que se rebelan. Se sostienen desde la farsa del sentido común “de la gente”, desde la ocurrencia que siempre –vaya casualidad- defiende a los explotadores, a los represores, a los gerentes de la miseria y el ajuste.

Dicen lo que piensan, nadie lo niega. Operan sobre la agenda porque son fieles sicarios, obedientes y disciplinados. De ese modo, claro, no violentan sus conciencias ni afectan sus principios. No muy lejos de estas posiciones mercantiles, otros tantos pierden legitimidad y coherencia cuando su discurso aparece teñido por la sombra de la pauta oficial, cuando la generosa billetera de la gestión de turno asoma en cada página y contamina la credibilidad de las afirmaciones allí vertidas. Los intereses, otra vez, emergen en la superficie e intoxican cada reflexión, recubren cada palabra con un aura funcional, infectan cada comentario con el veneno de la duda…”

 

Estamos transitando las fases de desestabilización en las que se basan las estrategias de dominación y control en una guerra de cuarta y quinta generación.

 

Entre marzo y diciembre del 2016 se firmaron acuerdos que nos someten a poderes foráneos, lo que les facilitaría el “poner orden” en el país, ante algún conflicto social que nos muestre en las calles luchando por nuestros derechos y garantías violentados. Parte de lo que implican esos acuerdos lo aclara Flavia Sangil en las redes sociales: “…Macri firmó un Acuerdo de Cooperación con EEUU, con la excusa de colaborar en la lucha contra el terrorismo.

Eso lo hizo en MARZO 2016. Hace un año cuando vino OBAMA. Luego vino Kerry a la Argentina y ya trajo las condiciones. Las firmaron también. Disfrazadas de “convenio de cooperación” no pasa por el Congreso.

Desde el inicio de su gestión, Macri quiso pertenecer al grupete de países chupamedias que entran en el State Partnership Program (Programa de Colaboración Estatal, SPP por sus siglas en inglés). Argentina quedó “seleccionado” entre 16 candidatos, en un programa que ya cuenta con 73 miembros y en el cual ingresan entre dos o tres asociados por año. El SPP es un programa que impulsa acciones militares conjuntas entre el Unified Combatant Command (Comando de Combate Unificado, UCC por sus siglas en inglés). Argentina ingresa bajo la órbita del United States Southern Command (Comando Sur de los Estados Unidos). Y adiviná lo que vienen a hacer… Firmamos convenio con la Guardia Nacional del Estado de Georgia. Esta está compuesta por ex combatientes estadounidenses. El convenio, habilita a que sus miembros operen en este país y tomen decisiones con y por sobre las Fuerzas Armadas locales, en caso de considerarlo necesario. ¿Y qué cosa podría ser “necesaria” que no quieran o puedan hacer los militares argentinos? Ahhh sí, matar argentinos en las manifestaciones de cortes de ruta, por ejemplo… Movilizar tropas por el territorio, ya que para eso se necesitaría acuerdo del Congreso… El convenio explicita “no se descarta la actuación de fuerzas militares estadounidenses ante conflictos sociales, con el objetivo de “mantener la paz”. Las dos bases militares que vienen a poner en la Triple Frontera y en Tierra del Fuego, son para “mantener la paz”…”

 

Quieren sangre, y comenzaron la pulseada en Jujuy, secuestrando a Milagro Sala, a muchos de los militantes de la Tupac Amaru. Prosiguieron con los injustificados ingresos a facultades y escuelas, confeccionando sus listas negras; continuaron con la persecución por parte de la mafiosa corporación judicial a la ex presidenta Cristina Fernández y la mayoría de sus ex funcionarios. Cabe destacar la “casualidad” de que aquellos ex funcionarios que hoy ocupan algún cargo en la administración nacional y que se han pasado a las filas macristas, no son cuestionados por sus acciones pasadas. La obediencia y la obsecuencia pagan.

Volvieron a provocar una reacción popular cuando intentaron impedir la instalación de “La Escuela Itinerante”, como remake de la ya histórica “Carpa Blanca”, un derecho constitucional ante el conflicto que ha generado el gobierno nacional con el gremio docente al no llamar a paritarias, violando otra vez más leyes.

En otro intento desestabilizador, elaboraron, alentaron y ejecutaron acciones criminales contra una gobernadora, una ex presidenta y sus familias.

 

Están buscando sangre pues sienten desesperación por no contar con nada de apoyo de las mayorías a nivel nacional, porque los números no les dan para las próximas elecciones legislativas, por el repudio que van cosechando a nivel internacional, ante las incontables denuncias por corrupción y traición a la patria.

 

Quieren sangre y las provocaciones habrán de venir desde cualquier rincón, desde cualquier ángulo, porque así pueden pedir a EE UU que vengan a ayudar a pacificar el territorio con el patrullaje de los marines.

 

Tendremos que estar preparados, atentos y acudir a la inteligencia, más que a la pasión, para dar respuesta inmediata y efectiva.

Lo sostenemos desde hace mucho, la resistencia con aguante no era efectiva, necesitábamos una resistencia con contraataque, certero. Es la hora de repensar nuestro accionar y el cómo responder ante la irracionalidad institucionalizada, porque, ellos quieren sangre, ¡pero nosotros Queremos Patria!…

 

Que así sea.

 

 

 

 

NORBERTO GANCI –DIRECTOR- 

El Club de la Pluma

elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com

http://.elclubdelapluma.wordpress.com

DOMINGOS DESDE LAS 10 HS.

POR FM 103.9 RADIO INÉDITA

www.radioinedita.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s