PALESTINA: HASTA LA VICTORIA SIEMPRE – Profesora Elsa Bruzzone

 PALESTINA:   HASTA  LA  VICTORIA  SIEMPRE

1359203009939-ELSA_BRUZZONE.jpg

Profesora Elsa Bruzzone

Bienaventurados los que  lloran  porque  ellos  serán  consolados.  Bienaventurados  los  que  tienen  hambre  y  sed  de  justicia,  porque  ellos  serán  saciados.  Bienaventurados  los  que  padecen  persecución  por  causa  de  la  justicia  porque  de  ellos  es  el  Reino  de  los  Cielos.”

Fragmentos  del  “Sermón  de  la  Montaña”.   Palabras  de JESUS  DE NAZARET

El  año  1999  quedará  para  siempre  en  mi  memoria  por  dos  hechos   fundamentales:  mi viaje  por Palestina  y el  bombardeo  de  la  OTAN  a  la  ex  Yugoslavia.  Estando  en  Grecia  veíamos  con  mi  esposo  pasar  los  aviones  de  guerra  de  la  OTAN sobre  nuestras  cabezas   rumbo  a ese  país.  Era  el  preludio  de lo  que  pasaría  más  tarde  con  Afganistán,  Irak  y  Libia.  Ya  se  vislumbraba  la  serpiente dentro  del  huevo.  Llevo  grabados  en  mi  retina  y  en  mi  corazón  los  rostros  y  las  miradas  llenas  de  dolor, terror  y  angustia  de  los  niños,  mujeres  y  hombres  yugoslavos  que  huían  desesperados  y que  al  cruzar  la  frontera  griega  eran  derivados  a  los “campos  de  refugiados”,  verdaderos  campos  de  concentración  fuertemente  alambrados  y  custodiados  por efectivos  militares.  Nudos  en  mi  garganta, en  mi  alma,   en  mi  corazón  y  lágrimas  en  mis  ojos.    Guardo  celosamente un  afiche   que  adquirí  en  Atenas   donde  se  ve  a  la  OTAN  bombardeando  y  parado  sobre Yugoslavia y  toda  la  Península  Balcánica   un  Godzila  cuya  cabeza   es  la  de  Bill  Clinton,  el  presidente  norteamericano  que  ordenó  los  ataques.   Los  humanos  tenemos  memoria  muy frágil y  tendemos  a  olvidar.  Afortunadamente  la  Historia  no  olvida.

Llegamos  a  Palestina  desde  Jordania.  Nos  acompañaron  hasta  la  frontera  nuestro  guía  en  Jordania  y  nuestro  chofer.   Nuestro guía  era  palestino,  nacido  en  los  campos  de  refugiados  en  Jordania.   Había  estudiado  Literatura  en  Cuba  y  hablaba  perfectamente  el  castellano.  Conversamos  muchísimo.  Nos  contamos  nuestras  propias  historias.  Con  él recorrimos  los  campos  de  refugiados.   Nudos  en  el  corazón,  el  alma,  la  garganta  y  lágrimas  en  los  ojos  al  ver  las  condiciones  en  que   vivían.  Recordamos  juntos  las  matanzas  perpetradas  por  el  estado  sionista  israelí  en  Sabra  y  Shatila  a  través   de  Ariel  Sharon,  vergonzoso  “Nobel  de  la Paz”,  que  jamás  pudo  ser  juzgado  por   la   Corte  Penal  Internacional  de  Justicia  de  La  Haya  debido  a  la  protección  que  han  recibido  y  reciben  los  sionistas  por  parte  de  EE  UU  y  los  países miembros  de  la  OTAN; quienes  también  han  permanecido  y  permanecen  impunes.   En  la  frontera  palestina  –  jordana   un  puesto  de  control  ¡israelí! Y  comenzó   nuestra  pequeña  odisea.  Si  bien  mi esposo  desciende  de  asturianos  y  gallegos,  su  aspecto  físico  se  corresponde  con  un  árabe.  Nos  reímos  porque  en  uno  de  sus   dedos   índice  hay  una  marca  muy  tenue que  determina  dos  colores  de  piel.  Él  cree  que  durante  los  ocho  siglos en  que  los  árabes  dominaron  España,  algún  moro    llegó  hasta  Asturias  o Galicia ,  se  enamoró  de  una  doncella   y  se  quedó  por  esas  tierras.  Algo  de  eso  deber ser  real  porque  cuando  recorremos   los  países  árabes sus  habitantes  creen  que  él  es  uno  de  ellos.   Por mi  parte  desciendo    franceses,  holandeses  e  italianos lo  que   me  ha  hecho  físicamente  blanca  y  totalmente  europea.  Los  funcionarios  israelíes  nos recibieron  con  mala  cara.  Claro,  veníamos  desde  Jordania.  Mostramos  nuestros  pasaportes  argentinos  y militares  israelíes   se  llevaron  a  mi  esposo   a  una  habitación.   Yo me  quedé  en  la  sala.   Me  obligaron a  abrir  valijas  y  bolsos,  revisaron minuciosamente  todo,  y  me  dijeron   que  esperara.  Pasaban  los  minutos  y  mi  esposo  no  aparecía.  Mientras  tanto  niños,  mujeres  y  hombres  palestinos  ingresaban  por  el  puesto  de  control.   Vi  como  los  maltrataban,  los  vejaban,  los  humillaban.  Les  rompían  los  envases  de  los  alimentos  que  traían,  les  tiraban  las  ropas  al  piso,  desnudaban  a  los  niños  y  a  los  bebés  les  revisaban  los  pañales,  se  llevaban  a  hombres  y mujeres  a  habitaciones.  Y  yo a llí,  con  nuevos  nudos  en  la  garganta,  el  corazón  y  el  alma,  con  los  ojos  llenos  de  lágrimas,  lágrimas  que escondían  mis  anteojos  oscuros  de  sol.  Al  fin  apareció  mi  esposo.  Nos  miramos  en  silencio  y  nos  fuimos.   Nos  esperaba  un  “guía”  israelí.   Cuando  nos  quedamos  a  solas  me  contó las  vejaciones  a  que  había  sido  sometido.  Lo  desnudaron   y  revisaron  íntegramente,  prácticamente  una  violación  a  su  intimidad.   Le  conté  lo  que  yo  había  presenciado.  Y  allí  estaba  otra  vez  el huevo  de  la  serpiente  anunciando  lo  que   sucedería  en  los  tiempos  venideros  con  el  Pueblo  Palestino  a  manos  del  estado  sionista  israelí.  Si  esto  sucedía  en  tiempos  de  paz  ¿cómo  no  intuir  lo  que  sucedería  si  Israel  atacaba  militarmente?

En  un  vehículo  de  turismo  israelí  y  con  un  guía  de  la  misma  nacionalidad  recorrimos  Palestina.  Una  Palestina  ocupada  y  militarizada.  Una  Palestina  donde  sus  habitantes  eran  humillados  y  vejados  constantemente  por  las  patrullas  sionistas.  Y  a  pesar  de  todo  una  Palestina  de  pie.  Se  me  erizó  la  piel  y  me  angustié  en  la  Jerusalén  antigua.  Recordé  el  martirio  de  Jesús   y  cuando  sus  calles  se  llenaron  con   la  sangre  de  niños,  mujeres  y  hombres  árabes,  judíos  y  cristianos  que  vivían  en  paz   en  aquellos  tiempos  medievales  de  las  Cruzadas,  cuando  precisamente  violando  el  nombre  de  Dios  los  cristianos  de  Europa,  al  invocar   falsamente  su  nombre,  entraron  a  sangre  y  fuego  en  la  ciudad.  Allí  están  los relatos  históricos  de  la  época.     Me  ocurrió  lo  mismo  cuando  estuve  en  la  Basílica  de  Santa  Sofía  en  Estambul,  ex  Constantinopla,  ex  Bizancio,  Turquía. Recordé  aquel  29  de  mayo  de  1453  cuando  niños,  mujeres  y  hombres  se  refugiaron  en  ella  mientras  la  ciudad  caía  en  manos  de  los  turcos.  Todos  fueron  asesinados  y  su  sangre  corrió  por  las  paredes  y  los  pisos.   Aquello  preanunciaba  sin  duda  alguna,  la  masacre  que  alcanzaría  en  1915  al  pueblo  armenio.  Y   así  con  el  corazón  destrozado  recorrí  Nazaret,  Belén,  Ramallah,  Hebrón,  Gaza….  En  Jericó  paramos  en  una  calle  en  cuya  vereda  de  enfrente  se  encontraban  las  ruinas  de  Jericó,  una  de  las  ciudades  más  antiguas  del  mundo,  territorio  palestino.  El  guía  nos  aconsejó  no  cruzar  la  calle.  No  le  hicimos  caso.  Se  quedó  esperándonos  en  el  vehículo  junto  con  el  resto  de  nuestros  compañeros  ocasionales,  la  mayoría  de  ellos  argentinos.  Recorrimos  las  ruinas,   mi  esposo  cruzó  algunas  palabras  con  el  cuidador,  le  contó  de  nuestra  amistad  con  el  Embajador  de Palestina  en nuestro  país, tomamos  un  té  con  hojas  de  menta  y  firmamos  el  Libro  de  Visitas  donde  hicimos  votos  por  una  Palestina  realmente  libre,  independiente,  unificada  y  soberana.  Siempre  que  pudimos  nos  escapamos  para  deambular  por  nuestra  cuenta.  Por    supuesto  que recorrimos  también  Israel.  Me  han  preguntado  si  volvería.  Siempre  respondo  que  a  Israel  nunca   mientras  siga  ocupando  a  Palestina,   usurpando  sus  tierras,  masacrando  a  sus  niños,  mujeres  y  hombres,  violando  los  derechos  humanos  de  ese  pueblo.   A  Palestina  espero  regresar  un día  ya  sea  por  mar,  tierra  o  aire;    arribando  a  un  puerto  palestino,   o   a  un  puesto  de  control  terrestre  fronterizo  palestino  o  a  un  aeropuerto  palestino.  Espero  poder  alojarme  en  un  hotel  palestino  y  que  mi  guía  sea  también  palestino  y  caminar libre  y feliz  por  sus  ciudades  y  sus  campos.

La  invasión  sionista  a  Gaza  dejó  2.137  mártires  palestinos,  de  los  cuales  578  fueron  niños.  Más  de  90  familias  fueron  masacradas.   11.000  heridos,  de  los  cuales  un  tercio  son  niños.  12  cementerios  destruidos,  70  mezquitas,  una  iglesia  cristiana.    Los  hospitales  que  sobrevivieron  al  bombardeo  están  dañados.  Más  de  3.000  viviendas  destruidas.  Otro  tanto  dañadas.  Escuelas  destruidas  y  las  que  sobrevivieron  dañadas.  Destruidas  las  redes  de  agua  potable,  eléctrica  y  de saneamiento.   Dañados  los  centros  de  estudio.  Destruidos  los  centros  de  ayuda.  ¿Responderá  el  gobierno  sionista  por  estas  violaciones  a  las  Convenciones  de  Ginebra,  sus  Protocolos  Adicionales  y  a  las  Resoluciones  y  Convenciones  que  protegen  a  la  población  civil en  caso  de  conflictos  armados?  Porque  en  Palestina,  el  estado  sionista  israelí  ha   cometido  y comete  Crímenes  de  Guerra  y  de  Lesa  Humanidad.   En  estos  meses  de  2014, 377  viviendas  han  sido  destruidas  en  Cisjordania  y  Jerusalén  Este.  Ya  son  27.000  las  hectáreas  destruidas  desde  el  año  1967  en  que  comenzó la  etapa  final de  la  ocupación    y  más  de  500.000  colonos  israelíes  se  han  asentado  en  tierras  que   han usurpado,  que  no  les  pertenecen,  pues  son  del  Pueblo  Palestino.   ¿Hasta  cuándo?    

El  analista  militar  y  asesor  del  diario  israelí  “Haaretz”  y  del  gobierno  de  su  país  hizo  un  balance  final  de  los  costos  de  la  nueva  invasión  a  Gaza  para  las  fuerzas  armadas  israelíes.  El  mismo  fue  dado  a  conocer  por  el  periódico  árabe  “Al  Chourouk”:  610  militares  muertos  (497  soldados   y  113  soldados);   1.241  militares  heridos  (879  soldados  y  362  oficiales):  270  mercenarios  muertos  y  629  heridos  (¿les  habrán  ofrecido  como hacen  los  norteamericanos  la  ciudadanía?);  166  militares  han  intentado  suicidarse  ¿será  que  aún  tienen  conciencia?;  311    se  autolesionaron  para  no  ir  al  frente  al  igual  que  322  soldados  y  418  reservistas.  Sin  contar  las  decenas de  estos  últimos  que  directamente  se  opusieron.    ¿Conoce  la  sociedad  israelí  esta  verdad  que  callan  los  medios  de  comunicación  occidentales  y  aún  sus  propios  medios?   ¿Hará  suya  alguna  vez    aquellas  palabras  de  JESUS  DE  NAZARET: “Bienaventurados  los  misericordiosos,  porque  ellos  alcanzarán  misericordia.  Bienaventurados  los  de  limpio  corazón,  porque  ellos  verán  a  Dios.  Bienaventurados  los  pacificadores,  porque  ellos  serán  llamados  hijos  de  Dios”?.

¡Gloria y  honor  a  Palestina,  a  sus  mártires,  a  su  resistencia  y  a  su  pueblo!  Como  cantaba  ese  maravilloso  poeta    y  luchador  social  venezolano  ALI  PRIMERA :  “Los  que  mueren  por  la  vida,  no  pueden  llamarse  muertos;  y  a  partir  de  este  momento  es  prohibido  llorarlos.  Que  repiquen  las  campanas  en  todos  los  campanarios;  ¡vamos  cumpa   carajo!  Que para  amanecer  no  hacen  falta  gallinas  sino  cantar  de  gallos.”   A  pesar  de  los  bombardeos,  el  gallo  palestino  jamás  dejó  de  cantar  al  saludar  al  sol  cada  mañana  y  anunciar   un  nuevo  día.  Tampoco  la  vida  dejó  de  fluir.  Muchos  niños  y  niñas  nacieron  en  esos  días.  Algunas  parejas  unieron  sus  vidas.  Porque  al  final  de todoy  a  pesar  de  todo  la  vida  vence  a  la  muerte  y  el  amor  al  odio.

Termino  estas  líneas  con  este  poema  del   Poeta  Palestino  SAMIH  AL  QASIM,  muerto  el 20  de  agosto  de  2014 a  causa  de  una  cruel  enfermedad. 

HACIA  LA  VICTORIA

Perderé,  tal  vez,  el  salario   como  usted  lo  desea; 

me   veré  obligado  a vender  el  vestido  y  el  colchón.

 Seré, tal vez, el portador de piedras;   el   portero,  el mendigo  en  la  calle

o   el  trabajador  en  una  fábrica.

Tal vez también estaré obligado a buscar en el lodo  para encontrar un grano que comer.

O quizá moriré desnudo y hambriento.

Pero no me resignaré jamás a ti,  enemigo del sol.

Resistiré hasta la última gota   de sangre en mis venas.

 Tú me podrás robar el último palmo de suelo.  Serias capaz de dar en prisión  con mi corta edad;

de    privarme del legado de mi abuelo:  de muebles,  de los utensilios para el hogar  y los recipientes.

 Serías muy capaz de dar al fuego   mis poesías y mis libros   y  a los perros mi carne.

Serías –  cuán cierto es – una pesadilla  sobre el corazón de nuestro pueblo,  ¡oh, enemigo del sol!

Sin embargo, no me resignaré jamás a ti  y, hasta la última gota de sangre en mis venas  ¡Resistiré!

 Podrás apagarme las luces que me iluminan en la noche  y privarme de un beso de mi madre.

Tus jóvenes serían capaces de insultar  a mi pueblo y a mi padre.

Cualquier  cobarde de ustedes sería capaz de  falsificar también mi historia.

Usted mismo podría privar a mis hijos  de un vestido de fiesta.

 Serían capaces de engañar  con falso rostro  a mis amigos, 

crucificarme  el día encima  con  una visión humillante,   ¡oh, enemigo del sol!

Sin embargo, no me resignaré jamás a ti  Y, hasta la última gota de sangre en mis venas  ¡Resistiré!…  ¡Oh, enemigo del sol!

 En el puerto veo los ornamentos,   los signos de gloria;  siento las voces alegres

y  los aplausos entusiastas   que encienden  de  alegría  la  garganta.

En el horizonte veo una vela  que desafía el viento y las olas  sorteando con confianza los peligros.

Este es el regreso de Ulises  del mar del desconcierto. 

Este es el regreso del sol.  Y del hombre expatriado

 Por los ojos de él y de la amada tierra  juro no resignarme jamás a ti.   Y hasta la última gota de sangre en las venas,  ¡Resistiré,  Resistiré,   Resistiré!…

Y yo agrego:   ¡PALESTINA:  HASTA  LA  VICTORIA  SIEMPRE!

                                              PROFESORA  ELSA  M.  BRUZZONE

                     BUENOS  AIRES,  ARGENTINA,  SEPTIEMBRE  DE  2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s