MIENTRAS PARTE DEL MUNDO CALLA, LAS REDES HABLAN DE PALESTINA…

MIENTRAS PARTE DEL MUNDO CALLA, LAS REDES HABLAN DE PALESTINA…

 

En el editorial anterior quisimos hacer referencia a lo que vive y padece el Pueblo Palestino, y dedicamos un programa para hablar de ello. Nos comprometimos y nos comprometemos, dentro de nuestras posibilidades, a romper la invisibilidad e intentar abrir espacios para la difusión y el conocer qué está ocurriendo a través de las voces in situ,  en esta trágica historia que atraviesa parte del planeta.

 

Se producen con mayor rapidez las muertes, los asesinatos por parte del gobierno nazisionista israelí, que las “declaraciones” expresadas por las organizaciones supuestamente internacionales. Pareciera que hay que “cuidar las formas” y tener en cuenta “los tiempos políticos y diplomáticos” para manifestarse en relación a un crimen comprobado…Y que no es un crimen reciente, es un crimen que viene de larga data, de bastante tiempo atrás y ahora está teniendo mayor envergadura.  

 

Desde hace años que en El Club de la Pluma contamos con la participación, toda vez que las cuestiones tecnológicas lo permiten, de un compañero, Manu Pineda, que nos relataba desde su primer aparición en nuestro programa radial las realidades que a diario padecía el Pueblo Palestino. Por él pudimos saber en primera persona del hostigamiento, persecución y violaciones de toda especie que padece ese pueblo a manos del asesino gobierno nazisionista israelí.

Por él y las compañeras y compañeros internacionalistas que están poniendo el alma y el cuerpo para defender la vida, podemos saber ahora de una de las mayores masacres que está llevando adelante el nazisionismo.

 

Afirmaba José Saramago allá por el 2008: “…Contando con la complicidad o la cobardía internacional, Israel se ríe de recomendaciones, decisiones y protestas, hace lo que viene en gana, cuando le viene en gana y como le viene en gana. Ha llegado hasta el punto de impedir la entrada de libros e instrumentos musicales como si se tratase de productos que iban a poner en riesgo la seguridad de Israel. Si el ridículo matara no quedaría de pie ni un solo político o un solo soldado israelí, esos especialistas en crueldad, esos doctorados en desprecio que miran el mundo desde lo alto de la insolencia que es la base de su educación…” 1

 

Recientemente el crítico de arte, pintor y escritor inglés John Berger expresó: “…No somos sino espectadores del más reciente —quizás penúltimo— capítulo del viejo conflicto de 60 años que enfrenta a Israel y al pueblo palestino. Sobre las complejidades de este trágico conflicto se han vertido incontables opiniones, defendiendo una u otra de las partes enfrentadas. Hoy, con los ataques israelíes desarrollándose ininterrumpidamente sobre Gaza, el cálculo esencial —que siempre fue materia reservada— y que subyace tras el conflicto ha sido revelado en toda su crudeza: la muerte de una víctima israelí justifica la muerte de cientos de palestinos. La vida de un israelí es tan valiosa como la de un centenar de vidas palestinas.

Esto es lo que el Estado israelí y los medios de comunicación —tan solo con algunas excepciones marginales— repiten ciegamente. Y esta reclamación, que acompaña y a la vez justifica la más larga ocupación de un territorio extranjero en el siglo XX de la historia europea, es visceralmente racista. Que el pueblo judío debe aceptar esto, que el mundo debería comprenderlo, y que los palestinos deberían asumirlo… es uno de esos chistes irónicos de la historia. Y no tiene gracia en ningún lugar. Nosotros podemos, sin embargo, rebatirlo, con más y más voces. Hagámoslo…”

 

Nuestro compañero y amigo, también columnista en nuestro programa Carlos Masciocchi, expresa sobre este tema: “…En estas horas he visto la muerte y el horror pasearse por mis ojos, a través de este medio. Me recuerdo cuando niño miraba con lagrimas y mucho dolor imágenes y cortometrajes del Holocausto (Los pequeños palestinos de tan solo meses de vida son las víctimas del Genocidio Israelí). Estoy convencido que la inhumanidad se transfiere como una peste entre los bastardos de la Tierra. Malditos mil veces los Sionistas, que fustigan, torturan y masacran a hombres, mujeres y niños, Ensuciando la memoria de su propio Pueblo…”

 

Parte de lo que en las redes sociales se difunde, además de las crónicas y relatos sobre lo que minuto a minuto sacude a Palestina, con la lista de asesinatos que va en aumento, en una acción que no puede ser considerada una “guerra” como algunos medios de desinformación lo califican;  y al respecto alguien lo expresa diciendo: “…Los grandes medios de comunicación privados también se han sumado a esta masacre contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza. Insisten en comunicar que es una guerra en igualdad de condiciones entre Tel Aviv y Hamas y obvian informar que Israel es un país con una gran fuerza militar, que cuenta con un arsenal entre 100 y 300 ojivas nucleares y fabrica 10 a 15 bombas atómicas al año, como lo dio a conocer en 2013 el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz…”

 

Estamos ante la “institucionalización” del genocidio palestino, por el que la mayor cantidad de naciones aún guardan silencio, haciéndose cómplices por omisión ante los crímenes que se están perpetrando.

Un genocidio que le es útil a las potencias que aguardan poder tomar el control total de los recursos y bienes naturales en la región, como así fortalecer sus posiciones geoestratégicas ante otras potencias en una nueva versión de la que fuera “guerra fría”, hoy no tan fría.

 

Lo que sucede no es nuevo, Kamal Cumsille Marzouka lo expresa en su trabajo titulado “Palestina: las cosas en su lugar y por su nombre”,  diciendo: “…Lo que pasa hoy en Gaza, no algo nuevo, simplemente es el resultado de una política de exterminio que hace más de 66 años se lleva a cabo con diferentes matices y escenarios.

Lo que Israel lleva a cabo en contra de los palestinos es un exterminio, o una limpieza étnica, como se le llame, pero es algo que no es de hoy, ni de 2012, ni de ninguna otra crisis en particular, sino que es una política que se remonta incluso a un mes antes de la creación de Israel como Estado sobre Palestina en mayo de 1948, cuando en abril del mismo año las milicias sionistas de la Palestina del mandato británico comenzaron a ejecutar su ya conocido “Plan Dalet”, que consistió en el fichaje y posterior masacre y desposesión de más de 500 aldeas palestinas, que constituyeron, junto a los que huían de las ciudades luego de la guerra de mayo, cerca de un total de 850 mil desplazados, que en ese momento correspondían al 65% de la población árabe del país –cristiana y musulmana1.- . Hoy, constituyen más de 4,5 millones y son cerca de la mitad de los palestinos en el mundo…” 2

 

La hipocresía mundial queda reflejada en las tibias manifestaciones por parte del titular de la ONU (Organización de Naciones no tan Unidas), una organización que considera nación de segunda o tercera categoría al Estado Palestino al no tener la posibilidad de “votar”…sólo observador es su condición, así como la de observar la masacre contra su pueblo, mientras los que cuentan con ese derecho, el de votar, deliberan si es conveniente actuar para frenar tanta barbarie.

El resto de las instituciones supranacionales, en su mayoría tampoco están avanzando para frenar esta locura, y ni que hablar de cada una de las naciones en particular, salvo excepciones.

 

Mientras que desde las individualidades se comienzan a manifestar en calles, plazas y centros de ciudades en repudio al genocidio que lleva adelante el nazisionismo, se hacen urgentes y necesarias las expresiones y acciones por parte de nuestros gobiernos para detener definitivamente este genocidio y modificar la complicidad por inacción por defensa de la vida.

 

Nuestros pueblo, con sus representantes a la cabeza, deben responder por la vida y el derecho de cada uno a la autodeterminación, la independencia, la tierra y la paz, no hay tiempo para esperar, debe ser ya: ¡basta israel de asesinar!…

 

Que así sea.

 

 

 

NORBERTO GANCI –DIRECTOR-El Club de la Pluma

elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com

http://elclubdelapluma.bligoo.com.ar

 

DOMINGOS DESDE LAS 10 HS.

POR FM 103.9 RADIO INÉDITA

www.radioinedita.com.ar

 

Notas, referencias y material consultado

 

1 http://cuaderno.josesaramago.org/17266.html

 

2 Kamal Cumsille Marzouka, para Palestinalibre.org 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s