“CUÁNTO DE DOLOR, DE VERDAD E HIPOCRESÍA…”

“CUÁNTO DE DOLOR, DE VERDAD E HIPOCRESÍA…”

 

Imposible abstraerse de los acontecimientos padecidos por gran parte de la población de Córdoba, Argentina, los días 3 y 4 de diciembre del 2013.

Se han escrito y se seguirán escribiendo análisis, opiniones, tesis, editoriales, tantos como se vaya desentrañando la perversa madeja que fue enmarañando a diferentes sectores sociales, con los intereses corporativos políticos y criminales; informados y desinformados, uniformados y camuflados, etc.

 

No conocemos si a alguno se le ocurrió preguntar, imaginar que las situaciones padecidas puedan tener algo que ver con lo vivido en esa gesta popular llamada Cordobazo; o con aquella pueblada del 2001. No obstante la Profesora Mónica Gordillo, Doctora en Historia de la Universidad Nacional de Córdoba expresó en una entrevista: “…“Fue una expresión de anti-Cordobazo, fue absolutamente contrario a lo que el Cordobazo proponía, porque en ese entonces había demandas. Violencia, pero hacia puntos específicos con contenido políticos…” 1

Asimismo califica los acontecimientos como: “…“una forma de violencia absolutamente novedosa”, si se los compara con otros episodios violentos sufridos en la ciudad como el Cordobazo o los saqueos del 2001…” 1

 

La Profesora Gordillo habla de una sociedad que está muy grave, y por cierto que lo está. Para llegar a tal estado fueron varios los factores que se vincularon para generar tan peligroso cóctel que bien podríamos resumir en alienación y violencia.

Factores como: formación educativa aún relacionada a la competencia personal desvinculada de las construcciones colectivas, sostenidas con las desmemoria y falsos valores; medios de comunicación que responden a intereses desvinculados con un real ejercicio de la información, sostenidos económicamente por multinacionales, partidos políticos (algunos, tal vez en gran número, vinculados al narcotráfico…); personajes y partidos políticos que arrastran por un lado las viejas prácticas del clientelismo y la creación de dependencia, muy alejadas de ideas, convicciones, etc.; fuerzas del supuesto orden que también arrastran las viejas prácticas del indebido uso del poder, de la posibilidad de portar un arma, una insignia; parte de la población que ha permitido, ha dejado que les quiten sueños, principios, valores y los condujeran al personalismo, el individualismo, el innecesario y estúpido consumo desbocado; etc. Muchos factores para generar tan peligroso cóctel…

 

Dice el Dr. Alberto Binder: “…Nuestras sociedades latinoamericanas están compuestas de vastas minorías discriminadas, que en definitiva son mayorías coaguladas en pequeñas y atomizadas porciones de la sociedad.

 

Es imposible que estas minorías, sumadas, puedan constituirse en un opción de poder, si se declaran enemigas unas de otras y así libran una guerra sorda, dejando los espacios de Poder en manos de grupos de interés que desde siempre manejan las decisiones sociales…” 2

 

La fragmentación de nuestras sociedades es parte de las estrategias de dominación y control poblacional. El enfrentamiento entre supuestamente pares, es parte del macabro juego de subsumisión. La posesión material de aquello que el mismo sistema “nos vende” en sus propuestas publicitarias, no se la puede alcanzar, porque el sistema capitalista necesita la mesterosidad para su subsistencia.

 

Dice Roxana Popelka Sosa Sánchez en su trabajo Una Reflexión Sobre La Noción De Fragmentacion En La Sociedad De Cambio De Siglo: “…Si en la sociedad industrial vivíamos fragmentados por unos procesos económicos y sociopolíticos que tenían que ver con los conflictos sobre la distribución de los bienes (renta, trabajo, capital), que constituían el conflicto básico de la sociedad industrial, ahora la fragmentación se produce en el contexto de la llamada globalización deshumanizada, donde los conflictos se refieren a la responsabilidad distributiva que surgen en torno a la distribución, prevención, control y legitimación de las amenazas que acompañan a la producción de bienes, megatecnología nuclear y química, investigación genética, riesgos ambientales, desarrollo telemático y creciente depauperación fuera de la sociedad Occidental…” 3

 

En nada se asemejan El Cordobazo y lo sucedido los días 19 y 20 del 2001, con lo ocurrido los días 3 y 4 de diciembre del 2013.

En El Cordobazo, producto de la opresión, el hostigamiento, la persecución y la eliminación de las libertades individuales y colectivas, se produjo la unión entre estudiantes y obreros que tomaron la ciudad de Córdoba, no para saquear comercios o invadir y perjudicar a los vecinos en sus hogares…

Los días 19 y 20 de diciembre del 2001, la población, gran parte de ella, padecía hambre, otros fueron afectados por el robo de sus ahorros…

Los días 3 y 4 de diciembre del 2013 un reclamo salarial, que traía en el fondo la motivación de la desestabilización, seguramente promovida entre las sombras por personajescos politicachos que pertenecen a la más rancia y oprobiosa porción de la clase política, fue el detonante para que, en parte de la sociedad, aflore lo peor de cada individuo. En muchos casos la irracionalidad funcionaba a coro.

 

El consumismo, la avaricia, la estupidez, la falta de valores, de la consideración por los otros, por el otro, en su más alto grado, se hizo presente en una ciudad que, alguna vez fue La Docta.

 

Nuestra sociedad está gravemente enferma y urge un remedio para, por un lado aliviar el dolor que producen el miedo, la incertidumbre y el desamparo; y por el otro para recuperar la conciencia y comenzar a construir aquellos valores que se han perdido en nombre del consumismo y la imbecilidad oportunista.

 

Se hace necesario recuperar la razón ante tanto dolor padecido y desentrañar la verdad que se halla, un tanto nada más, oculta  en la maraña político-criminal; para así desempolvarnos de la hipocresía que nos dibuja como ciudadanos pertenecientes a una generación crecida en la conciencia…

 

No sólo fue violencia la que nos cacheteó, también fue la abulia que responde tanto a aquél que se llevaba un televisor, como al político que desde su miserable ambición no le importa la sangre que pueda correr para lograr su objetivo.

 

Nos debemos el desentrañar todas las responsabilidades, propias y ajenas, para, por un lado recuperar la noción de pueblo y unidad, y por el otro enjuiciar y condenar a quienes nos han llevado a este tremendo estado de desolación y fragmentación.

 

Recuperemos la cordura y mantengamos la memoria, para sostenernos en la verdad y que no nos vuelva a atravesar el dolor y la hipocresía.

 

Que así sea.


NORBERTO GANCI –DIRECTOR-El Club de la Pluma

elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com

http://elclubdelapluma.bligoo.com.ar

 

DOMINGOS DESDE LAS 10 HS.

POR FM 103.9 RADIO INÉDITA

www.radioinedita.com.ar

 

Notas y Referencias

http://www.cba24n.com.ar/content/fue-una-expresion-contraria-lo-que-propuso-el-cordobazo?fb_action_ids=548310418595782&fb_action_types=og.likes&fb_source=other_multiline&action_object_map=%5B192689194250373%5D&action_type_map=%5B%22og.likes%22%5D&action_ref_map=%5B%5D

2 http://www.elchenque.com.ar/cola/alecarra/09/fragmenta.htm

http://www.ujaen.es/huesped/rae/articulos2008/28sosa08.pdf

Anuncios

2 comentarios en ““CUÁNTO DE DOLOR, DE VERDAD E HIPOCRESÍA…””

  1. Lo expresado en la emisión de “El Club de la Pluma” es la confirmación de la situación que nos invita, ya, a clarificar y definir nuestro pensamiento y sentimiento … ¿y cual habría de ser la actitud a asumir? … en todo caso, RESISTENCIA …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s