ASÍ EN EL TIERRA COMO EN EL LOQUERO…

1359031611093-LOGO_CLUB.png
ASÍ EN EL TIERRA COMO EN EL LOQUERO…
Alguna vez escribió Bertold Brecht (1898-1956):
“Primero se llevaron a los negros/Pero no me importó/Porque yo no era negro
En seguida se llevaron algunos obreros/Pero no me importó/Porque yo no era obrero.
Después prendieron a los miserables/Pero no me importó/Porque yo no era miserable
Después agarraron algunos desempleados/Pero como yo tengo mi empleo/Tampoco me importó
Ahora me están llevando a mí/Pero ya es tarde/Como yo no me preocupé por nadie/Nadie se preocupa por mí.”
El título del presente editorial no es precisamente el que nos movía a escribir. Una variedad de sucesos ocurridos en los últimos días, provocaban entre furia, indignación, impotencia y hasta las ganas de gritar unas cuantas cosas, como “me importa un carajo la nueva reina de Holanda; cuando ese “no me importa” nada tiene que ver con las expresiones del Bertold Brecht…o si…
Por lo general, para no ser absolutos en el “siempre”, los sucesos en la historia no son aislados, no hay desconexiones entre unos y otros. Y más en estos tiempos, todo está vinculado con todo y cada uno de los sucesos responde a una determinada estrategia para lograr fines determinados, más allá de distancias, días, escenarios, personajes…
Las similitudes entre las acciones violentas en dónde se deslegitimaron, se violaron todas las garantías constitucionales en diversos puntos de Argentina, no hacen más que referenciar aquello que señalara Atilio Borón, anticipando una nota de Thierry Meyssan: “…Hay gente y organizaciones sociales y políticas en nuestros países que aplica meticulosamente las técnicas golpistas de Sharp, a quien los agentes del imperio lo tienen como uno de sus más importantes estrategas en esta nueva forma de lucha “soft”, sibilina y disimulada…” 1
Los sucesos ocurridos en las instalaciones del Hospital Borda en Bs. As., en que fuerzas policiales arremetieron contra médicos, enfermeros, internos, periodistas, etc. para “hacer unos de sus negocios inmobiliarios”… ¿pueden ser vinculados con lo sucedido en las puertas de la Departamental Punilla en Córdoba donde se reprimió una sentada de militantes que pugnaban por la libertad de otros tantos compañeros detenidos tan sólo por defender su derecho a la tierra? ¿Y con los hechos en Cueva del Indio en Jujuy, donde se repiten los desalojos a comunidades indígenas de sus territorios ancestrales? ¿Y con los intentos golpistas que se multiplican en Venezuela? ¿Y con lo acontecido en Chile, donde se reprimó salvajemente las manifestaciones de estudiantes y pueblo en general, al mejor estilo pinochetista? ¿Y con los recientes intentos de golpe en Bolivia, y antes, en Ecuador? Sí, claro que pueden ser vinculados.
 No importa cuáles son las problemáticas en las que se emplean las estrategias de los golpes blandos, lo que importa en definitiva es ir creando zozobra, incertidumbre, inseguridad jurídica, clima desestabilizador…
Según quien detente el poder en cada país, la embestida contra el pueblo será oficialista u opositora. Donde el imperio aun detenta el poder a través de sus títeres cipayos, como Chile, por ejemplo, los “palos” para el pueblo provienen del estado. En cambio  en países cuya cultura avanza hacia la conciencia del poder colectivo y ha llegado un gobierno progresista y popular, los impactos desestabilizadores provienen de sectores opositores, cuyo elemento organizador es ofrecido por el imperio a través de la creación de  ong o de infiltrados en las ya existentes.
Si bien el artículo de Meyssan se refiere a los intentos por desestabilizar mediante la infiltración de movimientos y/u organizaciones sociales, disfrazando otras tantas, promoviendo enfrentamientos, conviene rescatar de ese artículo lo siguiente: “…La focalización sobre el carácter moral de los medios de acción permite evacuar todo debate sobre la legitimidad de la acción. La no violencia, que se admite como buena en sí misma y se asimila a la democracia, da un aspecto presentable a acciones secretas intrínsecamente antidemocráticas…” 1
En el caso Argentino, como en otros países de la región, pareciera que la metodología utilizada, con reminiscencias setentistas, difiere a la planteada. No obstante conviene observar cómo, desde los diferentes espacios de poder (ejecutivo, judicial y policial) se tejen estrategias desestabilizadoras para impulsar “focos insurgentes” que, no son nada menos que los sectores populares, los marginados del sistema que recurren a la unidad y manifestación para exigir el respeto por los derechos vulnerados.
Consultamos al Compañero Doctor Alfredo Grande para que defina brevemente el término “locura”; su respuesta fue: “…Brevemente? Locura es decirle no al lugar que la cultura represora te asigna…”
La cultura represora, no nacida en la década de los setenta, sino mucho antes, la que nos recuerda a los Mártires de Chicago, las masacres de Rincón Bomba, Trelew, Avellaneda, Napalpí, Margarita Belén, Santa María de Iquique, Caucherías; esa cultura represora ha tenido y tiene un par de fines determinados: acallar la protesta social porque el capital necesita los recursos y/o esa mano de obra barata y disciplinada. Si no la obtienen de Estados afines,  promoverán la  desestabilización.
Y así en la tierra como en el loquero (término con el que se mencionaba a los neuropsiquiátricos) la cultura represora asigna un lugar determinado al pobrerío, a los siervos de la gleba de ayer y de hoy, y contribuye enfática y aggiornadamente a los fines de dominación y control pretendidos por quienes ejercen el poder mundial.
Como refiere Esteban Cabal en su Libro “El Poder Mundial”:“…El complot urdido desde hace 300 años por la elite financiera para apoderarse del mundo está llegando a su fase final: el Gobierno Mundial privado y plutocrático. Pero no será fácil: la globalización ha fracasado, el capitalismo ha caducado, el petróleo barato tiene los días contados y la humanidad está a punto de vivir convulsiones inimaginables durante la próxima década…” 
Es el poder mundial que está detrás de las explotaciones mineras y las represiones a quienes se resisten a la destrucción del medio ambiente, la desertificación, el éxodo y la muerte; es el que está detrás del avance narco-agrosojero, detrás de la mafia inmobiliaria, detrás de la destrucción del conocimiento, la identidad y la deformación de la historia.
Por eso, cuando nos enfrentamos, en todas las luchas sociales, no solamente lo hacemos contra el uniformado que tiene viciada su mente son sed de sangre, o contra el personajesco de turno que ocupa un espacio de poder político, o contra un testaferro que las hace de bufón asalariado. Lo hacemos contra el poder mundial…
Ello nos tiene que hacer reflexionar y concientizar que las estrategias de lucha no pueden ser las mismas y que la “seguridad” en cada una de las estructuras debe ser meticulosa para evitar, en lo posible, se desvirtúen los fines y se minen las estrategias.
Seamos militantes atentos y esclarecidos. Cuidemos a la militancia. Eso sólo puede hacerse desde el humanismo y desde la experiencia. La pretensión es que siempre la lucha parezca recién nacida, que no se aproveche la experiencia de los que lucharon antes, que cada movimiento se enfrente sólo y desprotegido ante el enemigo: hacemos una protesta pacífica creyendo que ellos necesitan provocación para actuar violentamente. Eso es inexperiencia. Y el poder la usa en un solo sentido: crean la provocación, reprimen, matan, se victimizan delante de los sectores medios y hacen alarde de su impunidad delante de los sectores populares.
Nuestra ingenuidad los favorece. El discurso de la no violencia los favorece.
Lo que realmente los enfrenta es la construcción de organización social, de formación política, de intercambio con militantes expertos, la superación de diferencias irrisorias frente a la magnitud del enemigo.
La lucha es una sola, el enemigo, con diferentes rostros es uno, y contra él debemos persistir para vencer, así en la tierra como en el loquero.
Que así sea…
 NORBERTO.jpg
NORBERTO GANCI –DIRECTOR-El Club de la Pluma
elclubdelapluma@gmail.com –elclubdelapluma@hotmail.com
DOMINGOS DE 10 A 13 HS
POR FM 103.9 RADIO INÉDITA
LA_PALABRA_ES_NUESTRA_ARMA.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s